Club Espigadores: De funambulismos

En la sesión de hoy comenzaremos una actividad inédita en nuestro Club de Cine: ver un documental sobre un hecho real y ver en la sesión siguiente una película de ficción basada en ese mismo hecho real, rodada años después. ¿Hasta qué punto tomará elementos del documental la película de ficción? ¿Cómo serán los personajes ficcionados en relación con los personajes auténticos retratados en el docu? Seguro que da lugar a un interesante debate.

Hablamos de Man on wire, dirigida por James Marsh y ganadora del Oscar al mejor largometraje documental. Trata sobre la hazaña del funambulista francés Philippe Petit que el 7 de agosto de 1974 logró de manera ilegal caminar sobre un alambre tendido entre las torres gemelas del World Trade Center de Nueva York. La exhibición fue considerada por algunos “el crimen artístico del siglo”. (FILMAFFINITY)

En octubre de 2015 se estrenó la película El desafío (The Walk), dirigida y producida por Robert Zemeckis, y protagonizada por Joseph Gordon-Levitt en el papel de Philippe Petit. La veremos en la próxima sesión.

 Esta es la web oficial de Man on wire:

http://www.magpictures.com/manonwire/

screenhunter_01-nov-24-12-56

Man on wire (James Marsh, 2008) 94’

Salón de Actos de la Biblioteca Pública de Valladolid, 24 de noviembre 2016, 19:00h

Club Espigadores: Hoy empieza todo

Nada mejor que comenzar un nuevo curso con este titulo que, además, corresponde a una de las mejores películas de Bertrand Tavernier. Y justo en un momento en que el sistema docente está en el centro del debate.

Estas son algunas de las críticas:

  • “Una de las películas más emotivas de uno de los mejores directores del mundo”
Carlos Boyero: Diario El Mundo
  • “Hermosa, bellísima, prodigiosa… una obra maestra del cine moderno”
Ángel Fdez. Santos: Diario El País
  •  “Inmensa”
Luis Martínez: Diario El País

 En este nuevo curso, aparte de Tavernier, nos acompañarán, entre otros, Pasolini, Leigh, Hanecke, Wajda, Camus, Zemeckis, Rocha, Tourneur, Rivette (que se estrenarán en el club), Loach y Bergman, que lo clausurará.

¡Hoy empieza todo!

screenhunter_01-nov-09-11-19 Hoy empieza todo  (Bertrand Tavernier,  1999) 107 min.

Salón de Actos de la Biblioteca Pública de Valladolid, 10 de noviembre 2016, 19:00h

 

 

 

Club Espigadores: La noche de San Juan

Tempus fugit. Acabó un nuevo curso, y lo hace precisamente en una de las noches más especiales del año: el solsticio de verano. Por eso elegiremos una película también especial.

Pero antes, un somero repaso a lo que hemos visto desde la última entrada. Tras la horrorosa (en todos los sentidos) La última casa a la izquierda (Wes Craven, 1972), que provocó algunas deserciones, se ha proyectado en nuestro club:

31 marzo 2016: Antes del anochecer (Before midnight, Richard Linklater, 2013) 104’

ScreenHunter_03 Jun. 22 13.46

14 abril 2016: Harold y Maude (Hal Ashby, 1971) 90’

ScreenHunter_04 Jun. 22 13.47

28 abril 2016: Lisboa Story (Historias de Lisboa) (Wim Wenders, 1995) 100’

ScreenHunter_05 Jun. 22 13.47

12 mayo 2016: Las malas hierbas (Alain Resnais, 2009) 104’

ScreenHunter_06 Jun. 22 13.48

26 mayo 2016: El árbol de los zuecos (Ermanno Olmi, 1978) 175’

ScreenHunter_07 Jun. 22 13.48

9 junio 2016: Interiores (Woody Allen, 1978) 93’

ScreenHunter_08 Jun. 22 13.48

Y, para esta noche tan especial, aprovechando dos circunstancias, a saber: que celebramos el centenario de William Shakespeare y que el domingo acudiremos de nuevo a votar, vamos a ver una peli basada en El sueño de una noche de verano, y tendremos que elegir entre dos opciones (no sé si extremistas o moderadas🙂

Hay varias versiones del clásico de Shakespeare (consúltese la Wikipedia), más o menos fieles al original:

https://es.wikipedia.org/wiki/El_sue%C3%B1o_de_una_noche_de_verano#Adaptaciones_cinematogr.C3.A1ficas

Vamos a elegir, sin embargo, entre dos adaptaciones personales de dos directores que hemos visto durante este curso:

ScreenHunter_10 Jun. 22 13.49Ambas tienen ciertas semejanzas con el modelo del bardo inglés, pero no siguen ni la trama ni los diálogos originales.

Lo someteremos a votación democrática, y ganará quien obtenga mayoría simple de los votos emitidos, sin necesidad de pactos postelectorales.

Propongo que leamos durante el estío la obra de teatro original e inauguremos el próximo curso con la película que resulte descartada.

¡Queda inaugurado el verano!

Fiesta flamenca en la biblioteca

Tertulia Flamenca. InicioAcaba el curso, con la biblioteca llena de opositores y de chavales preparando la selectividad. Un año más se rompía el silencio del estudio con las guitarras y los quejíos de los flamencos vallisoletanos, que no solo acuden a las jornadas flamencas del LAVA o participan en el día de puertas abiertas del Secretariado Gitano. Fueron muchos los que acudieron a lo que se va conviertiendo en cita obligada: el remate de las tertulias flamencas de la bilioteca.

Este año tocamos el baile flamenco de Güito, Mario Amaya y Antonio Gades, disfrutamos con los cantaores menos conocidos y con las nuevas promesas, nos metimos en la relación del flamenco con la múcisca de la India o colaboramos en la edición del próximo disco de El Pescao.

Para rematar, fiesta en el patio de las palmeras.

Empezó a llegar la peña, que si uno empanada, que la otra unas botellitas y el chorizo de la matanza y para por si acaso un tetrabrik de 20 litros de Protos (que se pulieron íntegramente). Y entrando en calor empezaron los chicos de Punto Flamenco por sevillanas con Miguel Uña y Óscar, viejos amigos de la tertulia, después fueron unas coplas y Pilar entraba de lleno en el cante, Paco no se aguanta y tiene que salir a bailar. Berni se hizo una malagueña rematada por verdiales y unos tientos y seguían llegando amigos. Toño, el del aceite, que acaba de dejar a Los Pichas y el Castañeta que, aún convaleciente, se hace una bulería por soleá, una farruca y una alboreá y se anima Manolo Pino que nos borda una soleá y aún queda tiempo para que una magnífica Silvia nos saque a bailar con una bulería y nos despidamos con los tangos de Mila.

Nos despedimos por este año de la biblioteca, pero la fiesta sigue en la bodeguilla El Bierzo y a medida que vamos acabando las cosechas se va venciendo la timidez y se arranca Fernando por Camarón y la Lurditas se hace una petenera y Raomanín, que está que se sale, puede con unos camapnilleros y con lo haga falta.

Valladolid está muy flamenca. Esta noche a ver al Mijita y después del verano seguiremos con las terturlias.

Club Espigadores: Una de terror

Hoy toca el turno a una de terror y vísceras, la primera en los seis años de trayectoria de nuestro Club de cine. La elegida es La última casa a la izquierda (The last house on the left, 1972), la primera película de Wes Craven, creador, entre otras muchas,  de las sagas Pesadilla en Elm Street y Scream, fallecido recientemente. Con ella le rendimos nuestro particular homenaje.

ScreenHunter_01 Mar. 17 09.09

Creo que la vi en los cines Coca o Roxy, estuvo varias semanas y me causó cierta impresión.

Esto dice Alberto Abuín, cuando hace la crítica del remake de 2009:

“La ópera prima de Wes Craven fue ‘La última casa a la izquierda’, film hiperviolento y cutre que se debía en parte a la influencia que la guerra de Vietnam estaba teniendo sobre la población estadounidense, de forma que fuera de ese contexto social el film no había por dónde cogerlo y aún con sus limitados aciertos no era precisamente una cinta memorable en ningún aspecto. Pero tuvo impacto, provocado, cómo no, por una exagerada violencia, de la que Craven no volvió a echar mano a pesar de moverse casi siempre dentro de un género que rara es la vez que no la utiliza.”

http://www.blogdecine.com/criticas/la-ultima-casa-a-la-izquierda-vergonzosa-apologia-de-la-venganza

ScreenHunter_02 Mar. 17 09.10

En nuestra página de referencia, Filmaffinity, obtiene un aprobado raspón (5,4) con algunas opiniones como “una mierda como una catedral” o críticas tituladas “Una burla para el espectador” o “Pero esto, ¿qué coño es?”. Es cine setentero al cien por cien, carne de cañón de videoclub y pub after hours, realmente un “bodrio de culto”:

http://www.filmaffinity.com/es/film480057.html

Bodrio de culto:

Primeramente, éste “clásico” es una sobrevaloradísima chorrada que no tiene ni el interés, ni las innovaciones de otras célebres óperas primas que también se caracterizan por su explícita violencia y su reducido presupuesto (cito por ejemplo a los debuts de George Romero o Tobe Hooper). En realidad si le quitamos lo escabroso a la película no queda absolutamente nada digno del recuerdo.

Si se ha hecho famosa es por escandalizar a la mojigatería de la época, pero aparte de eso estamos ante una película absurda, penosamente interpretada y mal rodada; no hablemos de los innecesarios gags de los policías que no vienen a cuento y que interrumpen el ritmo de la historia. Y sí, la “explícita violencia” no aguanta un asalto ante cualquier bodrio de videoclub de los que ahora salen cada mes.

Sin embargo tiene un mérito, como objeto de estudio para analizar a Wes Craven, uno de los referentes del género independientemente de la irregular calidad de su filmografía es bastante recomendable de ver. Como curiosidad cinematográfica es imprescindible y bastante interesante si tomamos en cuenta el contexto de la época y nos centramos en las exageradas reacciones que provoco; pero si uno quiere verla con un mínimo de expectativas le aviso que pierde el tiempo.

ScreenHunter_03 Mar. 17 09.11

Paz, amor y sangre en el salón:

“Los inicios siempre son difíciles, aunque tienen la ventaja de que puedes dar rienda suelta a todo lo que se te ocurra. Vista en perspectiva The Last House on the Left sirvió para unir a dos mitos del cine de terror como son Wes Craven y Sean S. Cunningham. Pesadilla en Elm Street y Viernes 13, respectivamente, son sus credenciales. Eso ya nos da una idea por donde va la cosa. Sin casi línea argumental (…), este film fue rodado sin mucha preparación, siendo todo su metraje fruto de la improvisación, y su principal motivación fue filmar, sin ningún remordimiento, las mayores atrocidades que se les ocurrieron. Pero el dinero manda, y no pudieron incluir todas las que se rodaron, que según se cuenta, eran las más escabrosas.

 “Su falta de delicadeza la convirtió enseguida en una obra maldita a la vez que de culto. Estuvo prohibida en varios países. En el Reino Unido no fue hasta 2008 que se permitió la distribución sin cortes de la película, naturalmente para mayores de 18 años. Casualmente fue ese revuelo y las consiguientes prohibiciones lo que hizo que su éxito comercial fuera notable, sorprendiendo incluso a sus autores. Hoy en día esa crueldad o efecto malsano ha sido ampliamente superado por innumerables cintas, pero su amateurismo la hace sumamente atractiva e incluso, en mi opinión, impactante. Los años no pasan en balde, y el tiempo no ha sido precisamente su mayor aliado. De todas maneras incluye algún apunte interesante. Uno sería el dilema que nos plantea siempre la venganza al llevarla al límite, al final no sabemos quién es peor si las víctimas o los verdugos. Otro a destacar es el de la inclusión del tema hippy, ese término que cinematográficamente nos ha dado muchos ejemplos de que tras su lema de paz y amor, se esconde una violencia demencial.”

“Imprescindible para entender todo lo que vino después.”

ScreenHunter_04 Mar. 17 09.13

Nulo valor cinematográfico… pero importante en su época

“Técnicamente el film no se aguanta por ningún lado, guión simple, interpretaciones penosas, situaciones ridiculas y un montaje lamentable.
Lo que salva esta película es el año en que se hizo, 1972. Mientras los últimos coletazos del movimento hippy agitan una sociedad estadounidense juntamente con el síndrome Vietnam, Craven gira la tortilla y nos da una de cal.

Es un título de culto por el shock que debió transmitir a la audencia americana, y que plantó las semillas del género. Pero su calidad técnica hace que hoy día, haga más risa que otra cosa.

Una curiosidad, hay que verla haciendo el esfuerzo de imaginarse que estás en el año del estreno.”

Añado: hay que verla con sentido del humor, porque la peli no es para estómagos delicados. Atención: ¡Móviles preparados! Tal vez tengamos que suspender la proyección…

ScreenHunter_05 Mar. 17 09.13

La última casa a la izquierda (The last house on the left, Wes Craven, 2015)80

17 marzo 2016 – Lugar: Salón de Actos de la Biblioteca Pública de Valladolid, 19:00h

Tertulia Flamenca: Introducción a l@s Jóvenes flamenc@s del S. XXI

En la Tertulia Flamenca, en la Bilioteca Pública de Valladolid, propusimos hablar de y escuchar a las nuevas generaciones flamencas, las del siglo XXI. A modo de introducción Pedro Sanz escribió este texto  a modo de guía para situarnos y orientarnos en este tema.

‘Jóvenes Flamencos’. Con este nombre, a mediados de los años 80, una casa de discos (Nuevos Medios) empezó a definir y difundir un buen número de grabaciones de jóvenes cantaores y cantaoras para diferenciarlo de los artistas consagraos, y que por entonces empezaban a fluir en el panorama flamenco y llegaban a las casas discográficas en mayor número de lo habitual.

Esta llegada coincide con la etapa de mayor esplendor de tres artistas y con el mayor proceso creativo hasta la fecha en la historia, propiciando la mayor revolución en toda la historia del flamenco: Camarón de la Isla, Paco de Lucia y Enrique Morente. Estemos o no de acuerdo, un hecho es indiscutible: la asistencia a los conciertos aumenta, se llenan los teatros más importantes del mundo, la publicación de discos se multiplica, etc. etc.

Este hecho está recogido y ampliado en los anales de la historia del flamenco por los más prestigiosos escritores e investigadores.

Anteriormente a esta etapa los artistas flamencos, en la gran mayoría de los casos, procedía de familias con tradición, y en menor media estaban los que no tenían ninguna vinculación familiar y procedentes de asientos no Andaluces. Hoy son much@s los que nada tienen que ver ni con la tradición familiar ni con el asentamiento geográfico.

Más allá de centrarnos en las figuras más significativas de estos últimos 20 años (Miguel Poveda, Mayte Martin, Arcángel, Estrella Morente…), por ser suficientemente conocida su trayectoria, nos vamos a detener en otr@s menos conocid@s que nos aseguran que el flamenco está en un buen camino.

Marcando como punto de inflexión la fecha anterior, podemos afirmar que el flamenco, en sus tres disciplinas de cante, baile y toque, sigue una línea ascendente en calidad y cantidad. Mucho que decir en este sentido la tienen, por este orden: los festivales y concursos flamencos -La Unión, Bienal, Jerez, Córdoba…-, las Peñas y los numerosos centros privados y públicos como Amor de Dios o Fundación Cristina Heeren.

Actualmente existe un nomina de artistas más que representativa de cante, baile y toque; tod@s ell@s jóvenes y algun@ con más edad, pero que se puede entrar en esta cosecha a la que hacemos referencia; y que hemos denominado por JOVENES FLAMENCOS, para diferenciarlos como hemos dicho, de los consagrados.

Por citar algún factor a favor de esta generación -luego en la charla iremos viendo otros- estarían sus grandes conocimientos de los cantes, conocen cómo están estructurados, el compás, la tonalidad… hecho este que les permite adentrarse en otros estilos que no son precisamente flamencos.

La Tertulia Flamenca de Valladolid suele recurrir a pintores, dibujantes, ilustradores, artistas de la imagen, generalmente de esta ciudad-provincia, para que plasmen con su arte algunos de los temas que se tratan en sus citas mensuales de la Biblioteca Pública.
En la última sobre ‘las generaciones flamencas del siglo XXI’, el turno fue para Alberto Valverde Travieso (Valladolid, 1953), pintor, grabador con una larga trayectoria, sobre todo en el mundo del grabado, que comenzara en los años 70 y prosigue en la actualidad
Alberto combina bien con todas estas generaciones, pues son varias las que están tomando el relevo, asumiendo la responsabilidad de dar continuidad en este siglo al flamenco, de cargar con su peso. El pasado mes de noviembre fue invitado por la Galería La Maleta a participar en ‘open workshop’ sobre su especialidad. Allí se juntaban la exposición de parte de su obra de distintas épocas con su labor de docente, igualmente larga y en activo. Sobre ésta decía que, «hay que empezar por el principio, lo básico para ir evolucionando»; sobre sus inquietudes como artista, “siempre estoy a la búsqueda de algo nuevo; lo formidable del grabado son sus posibilidades de experimentación: no paras de encontrar recursos y soluciones para la búsqueda plástica propia».
Podría aplicarse al flamenco. Y esta es su visión, la imagen sobre las generaciones flamencas del siglo XXI:

Las obras de los artistas que participan en la Tertulia Flamenca suelen acompañar una guía de audio -como si fuera un disco- que viene a completar la exposición comentada del tema a tratar y los vídeos que se proyectan, en dos horas no hay cabida para tanto como se querría. Para el tema que nos ocupa, se hizo esta selección (en base al material discográfico que disponíamos, hay más, much@s, tómese esta selección como una muestra representativa; en una próxima entrada entraremos en detalles sobre lo que dio de sí esta cita en la Biblioteca, y una cierta explicación de por qué esos cantes):

Rocío Márquez. Soleares
Antonio Reyes y Diego del Morao. Fandangos
Rubito hijo. Romance
Rafael Jiménez ‘Falo’. Montañesa
Los Mijitas. Soleá por bulerías
Daniel Casares. Rumba
Gema Caballero. Panaderas
Rocío Segura. Caña
Jesús Méndez. Bulerías
David Lagos. Siguiriya
La Yiya. Tonás
Argentina. Serrana
Esperanza Fernández y Dorantes. Himno de los gitanos
Rocío Márquez. Colombiana.
(Añadir que la voz cantaora de Niño de Elche también estuvo presente; ya que hacíamos nosotros la presentación del tema -y algo así se esperaba, creemos-, tuvimos una idea sobre él y sus ‘Voces del extremo’, lo contaremos).
En los 80 circuló lo de ‘jóvenes o nuevos flamencos’, ‘gitanos nuevos’,optaremos por dejarlo en  generaciones flamencas del siglo XXI porque sus protagonistas son de varias generaciones o edades y sobre ell@s recae la responsabilidad de hacer flamenco ahora y en adelante.
Para esta Tertulia se pensó en una puesta en escena algo diferente. Por lo general se espera a que los asistentes estén sentados y a continuación hacer una introducción sobre el tema, que suele recaer en nuestro factotum Quique. Por nuestra parte, unos 15 minutos antes del inicio, mientras entraba la gente entrando en el salón de actos de la biblioteca, sonaba de fondo el disco Voces del extremo, de Niño de Elche (la idea era ‘tocar’ los oídos, más que proponer ‘otro’ flamenco, la charla no iba de eso ni de experimentos o fusiones -salvo las ya conocidas tipo Paco de Lucía-, eso tal vez para otra ocasión porque hay otros experimentos, mezclas; también que las grabaciones discográficas de ahora no suenan como las de antes, y me refiero sobre todo a las de los 80-90 del siglo pasado; y también algo de provocación con lo del Niño). Y luego, cuando ya estuviera más o menos toda la gente proyectar, sin realizar ninguna introducción, el corto documental de Rocío Márquez en su visita de apoyo a los mineros leoneses que llevaban encerrados 45 días. Una película llena de verdad, como el cante de Márquez.
Ese era el comienzo preparado y a partir de ahí empezar, pero las cosas de la tecnología hicieron que a continuación de este corto se proyectara el vídeo de Antonio Reyes y Diego del Morao, donde se recoge un momento de su encuentro previo a lo que sería la grabación de su disco en el Círculo Flamenco de Madrid.
Bien, ya teníamos dos referencias para empezar. Una y otros vienen a representar los principales territorios por donde se mueve el flamenco de las generaciones del siglo XXI, y los gustos de aficionados y público: la actualidad del flamenco, ahora.
A continuación Pedro expuso una serie de notas sobre esta generación, y mediante una serie de vídeos fuimos desarrollando esos apuntes: la tradición artística se mantiene (José Mijita; Jesús Méndez), como una cierta o fiel ortodoxia (Argentina, La Yiya) o que cada vez hay más instrumentos, a parte de la guitarra, que adquieren rango de solista (Diego Amador) -este apartado provocó el debate de si este flamenco dice algo o no-; sin olvidar señalar una generación anterior que avisó del relevo que estaba llegando –Poveda, Arcángel, Estrella Morente, Mayte Martín-, tras el revuelo que provocaron Camarón, de Lucía y Morente padre. Y escogimos a Esperanza Fernández para apuntar a otr@s de esa generación que no son tan mediáticos o casi desconocidos fuera de las fronteras del flamenco -Esperanza comparte los vicios y virtudes de l@s citad@s: otro tema-, una constante en la historia del flamenco: siempre hubo más flamenc@s aparte de las figuras destacadas. Como ahora.
Citamos otros nombres de estas generaciones del XXI, algun@s recogid@s en la guía de audio que se facilitó a los asistentes. Extensa es la lista de cantaor@s, yl@s que están por venir dándose a conocer en concursos; tanto casi como la de guitarristas -pusimos vídeo de Dani de Morón-, que se merecen otra charla para ellos sólos al igual que l@s bailaor@s (salieron otros posibles temas a tratar en el futuro, por ejemplo, abordar la figura y obra de Enrique Morente y “hablar sin miedo, no pasa nada por admitir que dejó de hacer flamenco desde Omega, pero era un gran músico, a Enrique le queríamos todos muchísimo”, se dijo).
Antonio Reyes (Jornadas Flamencas Valladolid).
(Hay que hacer un reconocimiento a la labor que vienen desarrollando los conductores de la Tertulia: sabíamos y valorábamos el esfuerzo y el buen trabajo que realizan: ahora más; la autocrítica también la hacemos y la asumimos: mejorar y mejorar. Tenemos la suerte, agraciada suerte de estar ante hombres y mujeres que ya nos conocen -el ‘pánico escénico’ es más soportable-. El ambiente de la Tertulia lo explica muy bien el amigo Luis en esta entrada -de la mitad para abajo-de su blog haciéndose eco de nuestra charla.).
Tras dos horas llegó el momento del cierre. Y escogimos un vídeo de José Valencia para despedir este acercamiento a las generaciones del siglo XXI  que viene a mostrar que el flamenco, en este tiempo, suena y está en la calle, que las calles por donde ahora paseamos, vivimos, estamos sigue siendo su territorio.

Tertulia Flamenca: El baile en el tiempo de Mario Maya, El Güito, Antonio Gades

Siglo XX. Años 20-30: “La guitarra puntea un delirio de falsetas… Después vuelve el rumor indiferenciado del rasgueo… El bailarín espera la entrada en una contracta elasticidad como el preludio de un salto… El baile va a ser ejecutado por un varón de ceñido pantalón, chaquetilla corta y cintura estrangulada por una faja. Cuando la guitarra indica la salida, salta el bailarín en limpia plasmación de líneas y queda en escueta escultura viva, en medio del tablado, clavado al repiqueteo de los pies. Luego, una anarquía de formas… rebeldía plástica a todos los dogmas de la danza… salta, se cimbra, ondula, se encrespa, se dobla, se afirma rígido…“.

Siglo XXI, el pasado viernes: La primera cita de la Tertulia Flamenca, en la Biblioteca Pública de Valladolid, en este 2016 habla de baile en torno a tres de sus figuras clave -Mario Maya, Antonio Gades, El Güito-, en un tiempo concreto.

Mario Maya.
 Siglo XX. Años 70: “Se marcan unas cánones, se establece una especie de ortodoxia; es un momento donde se llega  un alto grado de clasicismo y calidad. Es el baile estético, escénico, más profesionalizado, estructurado… Destaca la verticalidad, la plástica; una estética limpia donde todo parece estar sincronizado, que como en el traje no haya ninguna arruga. Es lo que se entiende por baile flamenco”.
Pilar López y Rafael Ortega.
Los tres bailaores discípulos de Pilar López y van recoger toda la herencia del baile flamenco anterior a su llegada. El espontáneo, intuitivo, gitano de las cuevas de Sacromonte y las fiestas familiares y el que va tomando forma en los escenarios desde mediados del siglo XIX, el de Pastora Imperio, Argentina, Vicente Escudero, ¿Carmen Amaya?, Argentinita, el que pasa de los cafés cantantes al teatro, el que consigue éxito y atención internacional.
Pilar López marca el modelo de ética y estética del baile; sobre todo de ética, del baile como algo serio, que requiere un enorme esfuerzo, disciplina… Estos bailaores han sacrificado el cuerpo, son mártires. Las caderas no las tocan, no se agachan. Y la cara: la inexpresividad total, la concentración, parecen ascetas, están levitando. Con este sacrificio están mostrando una concepción distinta del baile: depuración de las formas, un equilibrio, una justeza, economía de movimientos, han quitado el adorno; y transmite, comunica, el baile flamenco se entiende desde aquí”.
“Ahora ya no se baila así… de ese baile muy estructurado, sometido a una férrea disciplina se irán liberando las siguientes generaciones de bailaor@s…, creo que la generación actual es mucho más libre. Estos (Maya, Güito, Gades) lo tenía más difícil, su baile parece más artificial, ahora resulta más natural, tal vez por incorporar la espontaneidad del otro baile flamenco, el gitano… Como ejemplo de esto estaría Marcos Flores, seguidor de esa escuela, pero con otras formas porque ha recibido nuevas influencias como esos tres bailaores recibieron otras de su tiempo -contacto con movimientos artísticos de su tiempo como el neoplasticismo, la abstracción que sacrifica las figuras y va a las esencias, al movimiento de pierna y brazo. Y por otro lado, Israel Galván“.

Antonio Gades.

Mientras hablan distintas voces en la Tertulia vemos vídeos de Mario Maya, de El Güito, de Antonio Gades, y conocemos detalles de su vida y obras. Hay tiempo para recordar a Manuel Agujetas, y a Antonio Cuevas el Piki, cantaor para algunos de estos bailaores. Nacido en 1945, muerto en 1980, “víctima de un asesinato que no se llegó a aclarar del todo; posiblemente a cargo de los grupos fascistas que actuaron durante la transición. (La noche de su muerte) Salía del Café de Chinitas y le estaban esperando; hacía poco había grabado un disco en homenaje a Blas Infante, en el cual hace unas letras comprometidas, acorde a lo que este cantaor fue, comprometido social y políticamente. Apareció destrozado en las afueras de Madrid”.

El Güito y Manolete.
Luis Presa ha entregado una hoja donde señala las características más apreciables del baile flamenco (variedad, compás, carácter, fuerza expresiva), de sus técnicas y estructuración (salida, letras, silencio, zapateado, remate).
Con un vídeo final de Manolete se cierra la Tertulia de este mes (19 de febrero la siguiente cita sobre las nuevas generaciones de flamen@s) -da tiempo antes a que un representante de Zoco Flamenco anuncie el nuevo número de la revista, con parte de su contenido dedicada a Valladolid-… “No hay mujeres”, “pues ahora abundan y destacan”:

Rocío Molina.
Siglo XX. Años 20-30: “En la bailarina hay una tendencia al rito, a la sexualidad, al símbolo. Tiembla su escultura como una llama, como una ola, como un complejo de curvas escindiéndose del tronco como aros locos escapándose de un eje. Es toda ella un nervioso caleidoscopio de imágenes apenas entrevistas…“. (Carlos y Pedro Caba Landa, Andalucía, su comunismo y su cante jondo. 1933. Biblioteca Atlántico).

Club de cine Espigadores: Hija de la laguna

Una vez más nuestro club se traslada al Aula Mergelina de la Facultad de Derecho, para aprovechar la ocasión de debatir con Nélida Ayay, la protagonista de la película que vamos a ver, de gira por el estado español para hablar de las luchas por el agua en Perú.

ScreenHunter_01 Mar. 03 09.29

“Hija de la laguna“,, dirigida por Ernesto Cabellos Damián, es un ejemplo del conflicto que se vive en los Andes; en este caso en el territorio de Cajamarca, al norte del Perú, donde la empresa minera Yanacocha trata de extraer oro, para lo que ha de destruir unas lagunas, que son las fuentes de agua del valle. Nélida, la protagonista del documental, habla con la naturaleza, con el agua o Mama Yacu, y se ofrece para colaborar en su defensa ante el peligro que corre de ser destruida a cambio del oro.

ScreenHunter_02 Mar. 03 09.30

TRAILER: https://www.youtube.com/watch?v=ikrmt1QWGqE

La proyección se enmarca dentro del Curso “Mama Yaku, la defensa del agua”, organizado por la Asociación Entrepueblos y la Oficina de Cooperación de la UVa, sobre el derecho al agua y las luchas contra los obstáculos principales de ese derecho, en especial las empresas extractivas de minerales, de petróleo o de gas.

ScreenHunter_03 Mar. 03 09.31

Enlaces:

Página web: http://hijadelalaguna.pe/

Filmaffinity:  https://www.filmaffinity.com/es/film425441.html

Twitter del director: https://twitter.com/TitoCabellos

ScreenHunter_04 Mar. 03 09.32

Hija de la laguna (Ernesto Cabellos, 2015) 87’

Jueves, 3 de marzo de 2016, Aula Mergelina de la Facultad de Derecho, 19:00 h

Club de cine Espigadores: Faltaba Bergman

Efectivamente, todavía no habíamos tenido ninguna cita con el maestro sueco, un capítulo por sí mismo de la historia del cine. Además, muy relacionado con nuestra ciudad, ya que fue a través de la Seminci como se dio a conocer en España, con El séptimo sello (Det sjunde inseglet, 1957), ganadora de la 5ª edición, en 1960 (el máximo galardón entonces era el Lábaro de oro, no la Espiga, que era un premio menor).

ScreenHunter_01 Feb. 18 10.32

Bergman volvió a repetir premio en dos ocasiones más: al año siguiente, precisamente con la película que veremos en nuestra sesión del Club de Cine, El manantial de la doncella (Jungfrukällan, 1960) y en 1966, en la 11ª Semana, con Los comulgantes (Nattvardsgästerna, 1963).

ScreenHunter_02 Feb. 18 10.33

Lo más curioso es que, a pesar de que la proyección en Seminci de El séptimo sello era su primer estreno oficial en España, Ingmar Bergman ya llevaba realizadas nada menos que 17 películas (acabaría dirigiendo cerca de cincuenta), algunas después tan famosas como Un verano con Mónica (1953), Sonrisas de una noche de verano (1955) o Fresas salvajes (1957).

ScreenHunter_03 Feb. 18 10.34

Y Bergman se convirtió en un habitual de las programaciones de cine-fórums y salas de arte y ensayo. Recuerdo haber visto obras suyas con aforos abarrotados en el Aula Mergelina, en las dos salas de Caja España, en el añorado cine Castilla, en ciclos de la no menos añorada Filmoteca e incluso de la propia Seminci, que le dedicó uno al cine de sus inicios.

Pero el conocimiento generalizado de Bergman se produjo con un ciclo bastante completo que se pasó en el programa Cine-Club, en la 2 de Televisión Española, cuando solo había dos canales y todos veíamos las mismas películas (y bien  afortunados que éramos, porque la selección era sensacional: en este programa se pasaron ciclos, entre otros, de Luis Buñuel, de William A. Wellmann, del cine negro americano, de John Houston, de Louis Malle, de Fred Astaire y hasta de Rita Hayworth, y algunos adquirimos un bagaje de cine clásico del que carecen las nuevas generaciones).

ScreenHunter_04 Feb. 18 10.35

Mi película preferida de Bergman es El silencio (1963), una fascinante aproximación a un tema muy actual en este mundo de las redes sociales, la incomunicación. La veremos en otra ocasión

ScreenHunter_05 Feb. 18 10.36

https://es.wikipedia.org/wiki/Ingmar_Bergman

ScreenHunter_06 Feb. 18 10.37

El manantial de la doncella (Jungfrukällan, Ingmar Bergman, 1960), 88’

Jueves, 18 de febrero de 2016, Salón de Actos de la Biblioteca Pública, 19:00h

Club de cine Espigadores: Joaquín Díaz

Como todos los años, alguna vez cambiamos nuestro lugar habitual de reunión y nos apuntamos a alguna actividad que se esté desarrollando en la ciudad. Desde el pasado martes tiene lugar en el Aula Mergelina de la Universidad de Valladolid el Ciclo “Valladolid en el cine”  (organizado por el Ateneo de Valladolid), dentro del cual se han proyectado “Un dedo en los labios” (2015), de Gustavo Martín Garzo y Gonzalo del Pozo Vega, y  “Corsarios” (2014), de Arturo Dueñas.

Hoy toca el turno a “El río que suena, reflejo del tiempo: Joaquí­n Dí­az” (2014), de Inés Toharia. Como consta en su sinopsis, “este documental pretende hacer un recorrido por la vida, persona y vasta obra de Joaquín Díaz, una figura clave para comprender la cultura popular y la música española. Al irnos sumergiendo en el trabajo de Joaquín Díaz, también se reflexiona sobre el estudio del pasado y la herencia musical, tema que se va desarrollando a través del testimonio de diferentes personajes cercanos a Joaquín Díaz y a su amplia labor.”

En la película intervienen, entre otros, Andrés Amorós, Luis Alberto de Cuenca (escritores), José Delfín Val, José Ramón Pardo (periodistas) y los músicos Félix Pérez y Toño Ortega (Candeal), Luis Delgado, Germán Díaz, Paco Ibáñez, Kepa Junquera, Amancio Prada, Martirio, Marina Rosell…

Entrevista de Último Cero con motivo de su estreno en el Teatro Zorrilla:

ScreenHunter_01 Feb. 04 13.14

http://www.ultimocero.com/articulo/documental-resume-los-50-a%C3%B1os-trayectoria-joaqu%C3%ADn-d%C3%ADaz

Este es el tráiler:

https://www.youtube.com/watch?v=v_PsU28lcYE

ScreenHunter_02 Feb. 04 13.14

El río que suena, reflejo del tiempo: Joaquín Díaz (Inés Toharia, 2014)

Aula Mergelina (Facultad de Derecho, Plaza de la Universidad) a las 19:00 horas.